Lesión de Menisco


Un Menisco es un tejido muy especializado compuesto de cartílago algo similar al que forma la oreja. Compuesto por distintos tipos de células y fibras organizadas de una forma especial que le hacen resistir cargas de forma muy eficiente.

Los meniscos actúan como un “empaque” en varias articulaciones del cuerpo como la rodilla, la mandíbula y la acromio clavicular a nivel del hombro.

Estos “empaques” ayudan a repartir la carga que recibe la articulación, a distribuir el líquido lubricante formando una capa deslizante sobre la cual la articulación se mueve con poca fricción así como para brindar estabilidad en las articulaciones.

Los meniscos más importantes son los que se encuentran en la rodilla y son a la vez los que más se pueden lesionar generalmente con rotaciones forzadas de la rodilla o movimientos que atrapan estas estructuras desgarrándolas.

Los síntomas más frecuentes de una lesión de menisco son, dolor intenso, sensación de que algo se rompe dentro de la rodilla, inflamación, imposibilidad para el apoyo y sensación de que la articulación se “traba” o “atora”.

Hasta hace un par de décadas se creía que los meniscos nos servían para nada y que no había consecuencias si estos eran removidos, inclusive se pensaba que de ser retirados estos se regeneraban y no fue sino hasta hace cerca de 20 años que se descubrió la función de estas estructuras y las consecuencias severas de su ausencia.

El día de hoy sabemos que no todas las lesiones de menisco requieren tratamiento quirúrgico y que si lo llegan a requerir en el caso del menisco ¡menos es más!

Existe una condición en la cual los meniscos en lugar de tener una forma de “C” tienen forma de Plato. Esta variante de forma se llama menisco discoide y por sí misma no es una enfermedad pero estos meniscos discoideos se desgarran mucho más fácil que los meniscos normales. Es frecuente que nos demos cuenta de que el menisco era discoide hasta que este se rompe y en este caso la cirugía consiste en repararlo y remodelarlo lo mejor que se pueda para dejarle la forma adecuada.

Con la evolución de las técnicas artroscópicas al día de hoy es posible reparar mediante cirugía ambulatoria, a través de solo un par de heridas una gran cantidad de lesiones de menisco preservando al máximo la integridad de la articulación. Sin embargo existen aún algunas lesiones que por su localización o por su tamaño no son reparables. En estos casos siempre tratamos de retirar la menor cantidad de tejido de menisco solo lo suficiente para que los fragmentos del menisco lesionado no se “pellizquen” en la articulación.

Actualmente incluso realizamos, con excelentes resultados, el trasplante de meniscos en aquellos pacientes que tuvieron una lesión demasiado extensa requiriendo la eliminación de un menisco en su totalidad. En estos pacientes se toman medidas apropiadas y se localiza en un banco de tejidos un menisco cadavérico de tamaño adecuado el cual se coloca en la rodilla afectada restaurando su función.

Si tienes sospechas de tener alguna lesión menisco no dudes en acudir a la brevedad a ser valorado por un experto que determine si está o no lesionado tu menisco y si requieres o no algún tratamiento.

Dr. Fernando Hernández Pérez

Alta Especialidad en Cirugía Articular INR-UNAM

Alta Especialidad en Artroscopia y Lesiones Deportivas INR-UNAM

Sports Medicine Fellow NEBH

www.altaespecialidadortopedia.com


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes