Lesión de Cartílago Articular

El Cartílago Articular es el tejido que recubre las terminaciones de cada hueso en todas las articulaciones del cuerpo, es una superficie muy especializada que permite un deslizamiento adecuado y amortiguación de las cargas de las articulaciones.



El desgaste progresivo del cartílago asemeja el daño a la pintura de un automóvil o una pared en donde una vez que comienza el daño este va progresando paulatinamente hasta perderse en su totalidad. Este desgaste es en cierto punto esperado en toda la población. Sin embargo este desgaste normal es lento y en teoría debería de mantener saludables las articulaciones por al menos 70 años. En ocasiones el daño se ve acelerado por golpes, deformidades en la articulación, lesiones deportivas como lesiones de menisco, de ligamentos, etc.



Una vez que el cartílago sufre una lesión, este no cicatrizara de forma adecuada, en especial si la lesión es profunda. Esto se debe a que el cartílago articular tiene la desventaja de no tener irrigación sanguínea. Es decir no tiene arterias ni venas en su interior, ya que se nutre del lubricante de la rodilla (liquido sinovial). Esto presenta una desventaja porque al no tener circulación sanguínea, cuando es lastimado no tiene la capacidad de cicatrizar, ya que no tiene acceso a factores de reparación, células madre, ni los nutrientes necesarios para repararse.



Es muy común escuchar recomendaciones de amigos, compañeros, familiares, publicidad en televisión e incluso de médicos que con buena intensión recomiendan o prescriben todo tipo de tratamientos enfocados a la reparación, fortalecimiento y preservación del cartílago articular. Sin embargo solo un par de ellos están adecuadamente probados y recomendados por autoridades científicas en el tema. Existen por ejemplo, diversos medicamentos que prometen restablecer o fortalecer el cartílago articular, sin embargo actualmente no existe un medicamento que en realidad haya demostrado que repara o fortalece el cartílago de forma eficaz.



Existen varias opciones reales de reparación de las lesiones del cartílago articular todas ellas de efectividad probada que forman parte de las recomendaciones actuales de las organizaciones de renombre como la International Cartilage Research Society (ICRS), la Academia Americana de Ortopedia (AAOS) y la Academia Americana de Artroscopia (AANA).



La más frecuente y económica. Que actualmente sigue siendo la primera opción a nivel mundial en el tratamiento de lesiones de cartílago es el de las Microfracturas. En este procedimiento se retira el cartílago dañado, y se realizan perforaciones múltiples en el hueso subyacente penetrando hasta el hueso profundo donde se almacenan las células madre del cuerpo, con estas perforaciones se le da al cartílago la capacidad de cicatrizar al brindarle acceso a sangre, células madre y factores de crecimiento.



Otra opción es la Mosaicoplastía que consiste en la transferencia de un bloque de hueso y cartílago tomado de un área poco importante de la rodilla y colocándola en áreas importantes de esta misma rodilla u otra articulación. Esta opción es muy efectiva sin embargo se limita a lesiones no muy grandes y que se encuentren solo en algunas áreas de la articulación.



La opción más nueva es la del Implante de Condrocitos Cultivados en la cual se reproduce en laboratorio, cartílago tomado del paciente cultivándolo por semanas y permitiendo colocar un “parche” de cartílago sobre el defecto. Esta opción es muy prometedora sin embargo sus altos costos no han permitido que sea la técnica más utilizada.



Existen algunas otras técnicas en desarrollo e investigación y no están aún disponibles en nuestro país pero prometen darnos mayores opciones en el futuro.



Retomando el ejemplo de una pared una lesión de cartílago articular equivale al daño causado por un mueble o una puerta que golpea la pared provocando un defecto parcial el cual puede ser reparado dejando mínimo rastro del daño. Esto equivaldría a cualquiera de las tres técnicas descritas. Sin embargo, cuando la lesión es demasiado grande ninguna de estas técnicas lograra una reparación suficiente y al igual que una pared muy dañada o la pintura de un auto es preferible sustituirla de forma completa que en el caso de las articulaciones consiste en el reemplazo protésico.



Es muy importante que las lesiones se atienden en forma temprana permitiéndonos retrasar de forma importante la progresión del daño y obtener una mejoría muy satisfactoria cuando se elige la técnica apropiada y la realiza alguien adecuadamente entrenado.




Dr. Fernando Hernández Pérez


Alta Especialidad en Cirugía Articular INR-UNAM


Alta Especialidad en Artroscopia y Lesiones Deportivas INR-UNAM


Sports Medicine Fellow NEBH


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes